ORACIÓN PARA HOY, LUNES 26 DE FEBRERO

Dios de amor, me abandono en tus manos al comienzo de este día, para que conduzcas con sabiduría todos mis pasos. Vengo ante Ti con la fe puesta en tu amor, porque contigo me siento como un niño en brazos de su madre, protegido, amado, un ser importante. “Tu poder se manifiesta en la debilidad”, los humildes y sencillos atrapan tu atención; por ello, hoy te pido que me otorgues un corazón manso y humilde. Bendito, alabado y glorificado eres en el cielo y la tierra. Bendito seas, Espíritu Santo, porque derramas tus dones y nos haces vivir con sentido.

¡Sólo Tú lo sabes todo! Señor mío, ¡tú tienes palabras de vida eterna! Sabes cuándo actuar en el corazón petrificado de los que te han vuelto la espalda y no descansas en otorgarles tus gracias para la conversión. Libera nuestra alma de la codicia que nos roba la libertad y nos ata a las cadenas del egoísmo y del desprecio a los demás. Abre los ojos de nuestra sencillez para que podamos sentirte en todo lo cotidiano que vivimos. Si quiero permanecer en tu rebaño, debo incluir la sencillez, la honradez y la bondad en mi vida.

Que mi triunfo no me haga alejarme de Ti, que la derrota no me haga sentir desolado, que la pobreza no me haga odiar la vida, que la felicidad no me haga sentir que la plenitud la alcanzo por mis medios.

Tú eres la fuente de la vida. Quiero estar atento a tu presencia en mi caminar, reconocerte en los más débiles, que quieres manifestarte en ellos por misericordia y amor. Ven y lléname de tu presencia. Ayúdame a crecer en la caridad, y así despojarme del hombre viejo y renunciar a todo aquello que me aleja de Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario