ORACIÓN PARA HOY, DOMINGO 3 DE DICIEMBRE

Gracias Señor, porque siempre me das la oportunidad de sentir que me amas, a través de los regalos que a diario me das como este nuevo día, un nuevo amanecer. Sé que estás a mi lado bendiciéndome porque soy importante para Ti. Te suplico que no me dejes sólo en ninguna de las luchas, no dejes que los desaciertos, los fracasos me cieguen e impidan ver tu maravillosa acción en mi vida.

Quiero que mi vida se llene de paz, para poder así inspirar paz en la vida de los demás; ayúdame a no perder el camino, a dejar de lado el orgullo. Sé, Señor, que nada puedo sin Ti y Tú eres siempre lo mejor que tengo.

Por eso, ahora abro todas las puertas de mi ser y dejo salir cualquier sentimiento de tristeza o de miedo y dejo entrar todo tu amor que me fortalece y me anima a seguir adelante. Quiero pedirte que me ayudes a que no me cueste tanto perdonar a los demás o pedir perdón. Ayúdame a aprender a hablar las cosas, a detenerme a pensar antes de actuar por impulsos, ayúdame a construir una vida haciendo Tu Voluntad. Cómo nos cuesta perdonar, cómo nos cuesta olvidar, cómo nos cuesta sanar, olvidamos que somos hermanos y que debemos tendernos la mano sin importar nada.

Pasa tu mano sanadora, Señor, por todo mi ser y lléname de fuerza, serenidad, paz y salud para hacer lo que me corresponda hacer.

Señor, que ninguna de las contrariedades de la vida me quiten las ganas de hacer el bien y de luchar sin rendirme, que siempre esté dispuesto a seguir en tu presencia y a llenarme de Tu Amor. Hoy te entrego este día, bendíceme y bendice a todos los que encuentre en mi camino. Que yo sea un humilde instrumento en Tus Manos.

Amén.

Déjanos tu comentario