ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 23 DE MARZO

Señor en este momento, cuando me dispongo a descansar, quiero darte gracias por todo ese amor infinito. Gracias por todo lo que en este día me has regalado, gracias por estar atento a mis oraciones y por enseñarme a contemplar tu presencia en cada acontecimiento. Gracias Señor, por ser quien soy, por cada una de las características que has permitido en mi vida. Alabado seas por tu inmensa grandeza porque te has mostrado grande en mi vida, has obrado tus maravillas en mí. Gracias, mi Dios, porque no te quedas callado, sino que hablas en cada momento de mi existencia; no eres indiferente en mis momento de tristeza y angustia, sino que te presentas con Gloria y majestad mostrando tu poder.

Confío en tu presencia amorosa y estoy seguro de que todos los días me vas llenando de ánimo para seguir adelante. Te suplico que ahora, mientras duermo, me sigas llenando de paz y de mucha aceptación. Bendito Dios, que me permites amarte cada día más y descubrir el misterio de tu voluntad, esa que me cuesta trabajo entender, porque estoy seguro que en tu voluntad encuentro la paz, por eso sin ninguna clase de apego me entrego a Ti, para que obres en mí según tu palabra.

Conoces todo lo que hay en mi corazón en este momento, sabés qué es lo que me hace estar alegre, qué es lo que me hace estar triste, qué es lo que me preocupa.

Sabes qué no esta funcionando bien en mí, por eso sólo te pido que pases tu mano sanadora por todo mi ser. Arropame con tu serenidad y tu alegría, para dormir bien y recuperar todas las fuerzas. Te amo y confío en tu misericordia, por eso me siento tranquilo y me dispongo a dormir con total paz.

Amén.

Déjanos tu comentario