ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 20 DE JULIO

Al llegar la noche te pido que me acojas en tu seno, mi Señor. Todo lo que soy te lo debo a Ti, porque has dispuesto todo para amarme, para llenarme de Ti, para que pueda ser feliz. Todo cuanto vivo es una muestra de tu amor. Hazme sentir protegido, porque tengo miedo, porque son muchas las dudas que asaltan mi corazón y muchas las angustias que moritifican mi mente. Tú, mi Señor, me sostienes en tus manos, me acurrucas bajo tus alas en todo momento de dificultad y angustia y en esta noche me llenas de tu protección. Aleja de mi corazón todo lo que es contrario a tu amor, llévame a vivir según tu voluntad, entregando mi ser entero a tu amor.

Padre justo y Clemente, mi corazón ansía cumplir tu voluntad, por eso te pido que con el poder de tu Espíritu Santo santifiques mi vida, la consagres para Ti y me enseñes a discernir con justicia entre el bien y el mal, que mis pasos me guíen siempre hacia Ti, haciendo lo que sea grato a tus ojos. Te pido que me sigas llenando de tus dones, que sigas soplando tu Santo Espíritu sobre mi vida, para que al despertar al nuevo día, lleno totalmente de Ti, pueda triunfar en tu Nombre.

Yo te encontré y puedo decir que es lo mejor que ha pasado en mi vida. Yo te encontré, Señor, y ahora no quiero soltarme de tus manos.

Sólo hay un lugar seguro para mí: estar en tus manos. Muéstrame con la claridad de tu Palabra el camino que debo seguir, sostenme con la fuerza de tu Palabra para que no vaya a caer. Te suplico que mientras duermo seas Tú, mi Señor, el que cuide de mi vida y de la vida de todos los que amo.

Amén.

Déjanos tu comentario