ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 2 DE FEBRERO

Señor, aquí estoy para comenzar un nuevo día en tu presencia. Sólo puedo ser feliz si Tú, que lo eres todo, me bendices y me llenas de tu amor. Gracias por hacerme sentir que soy tuyo y que siempre estás dispuesto a ayudarme. Quiero seguirte, mi Señor, con todas mis fuerzas, no quiero dejar que las cosas del mundo me roben tu atención, quiero mirarte siempre a Ti.

Muchas veces me apego a las cosas materiales, les doy mucha importancia y me olvido de Ti; por eso, hoy quiero pedirte que con tu fuerza rompas todo tipo de apego que me mantenga atado, sólo quiero tenerte a Ti, sólo quiero amarte a Ti y deseo estar contigo.

Sólo Tú eres bueno, mi Señor, sólo en Ti siento el verdadero amor. Sólo en Ti encuentro paz, tranquilidad y el ánimo para continuar. Dame paz en el corazón para compartirla con todos los que están presentes en mi vida. Dame seguridad para compartir con todos el amor que tienes por nosotros. Quiero hacer siempre el bien, guíame para ser más comprensivo, para no lastimar a ninguna persona con mis palabras, mis actos u omisiones.

Hazme un instrumento de tu paz y lléname de la sabiduría del Santo Espíritu para hacer lo que sea correcto, aunque eso implique mi sacrificio, aunque me exija esfuerzo, aunque requiera de mi tiempo y aunque resulte difícil.

Dame la posibilidad de comprender que todos necesitan una sonrisa y que si puedo darla debo hacerlo. No dejes que mis pequeñas dificultades me quiten las ganas de hacer sentir bien a los otros.

Amén.

Déjanos tu comentario