ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 17 DE NOVIEMBRE

Mi Señor, en tus manos pongo el descanso de hoy para que ninguna preocupación angustie mi corazón. Cuando experimento que ya no puedo más, Tú estás ahí para levantarme, me das fuerza para no desfallecer. Tú conoces, Señor, cuáles son las dificultades por las que estoy pasando, entiendes todo lo que estoy viviendo, porque Tú no te quedas solo en el momento difícil, sino que miras más allá y sabes que voy a aprender de todas esas experiencias; y me das plena libertad para seguir creciendo.

Todo lo que estoy pasando lo dejo en tus manos, todo quiero dejarlo en tu presencia, porque tengo la plena certeza de que estás escuchando mi voz y atiendes con prontitud a todas mis súplicas.

Gracias, Dios, Tú haces nuevas todas las cosas y siento que hoy renuevas mi vida a esta hora del día, para que tenga un descanso tranquilo; porque cuando estoy lleno de tu amor, entonces puedo amar a las personas que están cerca de mí y comparten su vida conmigo. Perdóname cuando he dejado de creer en Ti, sana mi corazón de la falta de fe, porque cuando los problemas aumentan tengo dudas en mi corazón y a veces pienso que ya nada puedo hacer.

Señor, dame una fe firme para confiar en Ti aunque los vientos sean fuertes, aunque sienta que voy a caer y no voy a poder levantarme, quiero seguir confiando en tu poder y en tu gracia que nunca me abandonan.

No hay noche oscura para los que en Ti esperan, por eso no temo nada de lo que deba enfrentar, porque contigo soy vencedor. Sana, mi Señor, todas mis heridas causadas por tantas experiencias negativas que he tenido y que me llenan de temor. Hoy, mi Jesús, quiero descansar en tus brazos.

Amén.

Déjanos tu comentario