ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 16 DE MARZO

Bendito seas ahora y siempre, Dios todopoderoso, dueño de mi vida y de mi ser. Te entrego esta noche que comienza, confío mi vida en tus manos, todo lo que soy está puesto en Ti. Nada hay imposible para Ti, Dios de mi corazón, nada, porque tu poder no tiene igual, porque hiciste todo cuanto existe. Mi alma proclama tu grandeza, mi ser es testigo de tus bondades.

Inagotable es tu amor, eres el destino de mi ser, el norte de mi vida, eres todo para mí. Eres el camino, el soporte de mi ser, el aliento de mis pasos, la belleza de mi vida, la roca en la que he construido todo. Bendito y alabado seas, porque descubro que estás aquí, llenándome de tus dones.

Confío en tu misericordia, espero completamente en Ti, sabiendo que nada merezco pero Tú me das mucho más, porque es inmensa tu misericordia, incontable tu bondad, más grande que todo es tu justicia. Aquí estoy, Señor, para que tomes mi mente y cada una de las cosas en las que pienso, por aquellas que me preocupan y no me dejan descansar; dame claridad para saber qué es lo mejor para mí.

Quiero tener la seguridad de que nada ni nadie puede hacerme daño, y por eso me acojo plenamente a Ti y te pido que me hagas tuyo con todas las fuerzas de tu ser. Sabes que te amo y que confió plenamente en tu poder, por eso, en este momento pongo en tus manos todo lo que soy y todos los planes que tengo, mientras duermo, ayúdame a realizarlos; abre caminos y permite que pueda cada día alcanzar de la mejor manera mis metas.

Amén.

Déjanos tu comentario