ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 15 DE DICIEMBRE

Nada es más importante que tu amor y por eso hoy quiero que me llenes de él, de tal manera que no haya ningún espacio de mi ser, de mi vida que no esté empapado de tu amor sanador y misericordioso. Gracias por este día vivido, Señor, gracias por esta noche que comienza, gracias porque puedo descansar tranquilo en tu presencia. Gracias por protegerme y por estar aquí siempre conmigo.

Gracias por esos momentos en que me sentía perdido y sin salida y Tú estabas ahí, mostrándome el camino. Gracias por cada una de esas personas que me hirieron, aquellas que me fallaron, gracias por cada una de ellas, porque en el dolor Te sentía más.

Tú sabes qué debo cambiar, qué debo evitar, qué debo sanar, Tú que lo sabes todo, transfórmame y hazme nuevo. Tú que sólo conoces todo lo que hay en esta noche dentro de mi ser, acudo a Ti para que, si en algún momento me llega la noche oscura, los desiertos, las dudas, el cuestionarme sobre lo que vivo y soy, envíes el fuego de tu Espíritu Santo y renueves y acrecientes mi fe.

Te entrego mi vida siempre, te descubro en cada cosa que hago. Mis miedos, mis inquietudes todas las confío en tus manos, solo tengo que decir “aquí estoy”, y puedo dormir tranquilo porque estás aquí presente.

Te pido en este momento que pases tu mano por mi mente y sanes todas las heridas que los malos recuerdos me causan, dame la posibilidad de tener una mente tranquila y sana. Renueva todo lo que tengo en mi corazón, sólo Tú sabes qué es lo que mi corazón necesita cambiar, sólo Tú, mi Señor, sabes cuántas cosas tengo que transformar en mí.

Amén.

Déjanos tu comentario