ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 13 DE ABRIL

Señor, cuando estoy a oscuras, Tú eres la luz que se enciende y me orienta, y cuando estoy contigo, sé que todo lo que me sucede es por mi bien. Eres el centro de mi vida, Tú pronuncias Palabras de vida eterna, sanas con tu palabra. Cuando llegan los dolores, tu me consueles, cuando llegan las derrotas, Tú estás siempre a mi lado para levantarme. Gracias, mi Padre Dios, por llénarme de paz y de serenidad, porque le das fuerza a mi corazón para no tenerle miedo a los problemas y para que sea capaz de solucionarlos con tu ayuda y tu bendición. Señor, Tú eres el único camino, la verdad y la vida, no tengo otro camino para alcanzar la plenitud.

Tú eres el verdadero sentido de la vida, que no está en lo externo, ni en lo material ni en lo fastuoso de la sociedad; que desafía el poder de este mundo, las apariencias de esta historia. Tú eres quien nos ayudas a actuar de una manera distinta a como actúan aquellos que le creen al discurso de este mundo; nos ayudas a actuar como un verdadero creyente, que vive en Ti y vive por Ti, que no vive como lo hacen aquellos que niegan el poder del amor; que es vivir en el amor, en el perdón, en la caridad, en la paz, es creer que Tú Señor, lo eres todo en nuestras vidas.

Eres santo, Dios, poderoso defensor de los que en Ti esperan, creo firmemente que nunca me abandonas y que en cada situación sigues actuando con misericordia, porque tu amor no tiene límites. Tú no te mudas, permaneces fiel a tus promesas, por eso sigo creyendo que todo lo haces bien en mi vida. Gracias porque sé que no me dejas nunca solo y ahora me estás acompañando y actuando en mi interior. Gracias por estar aquí y con tu protección me voy a dormir.

Amén.

Déjanos tu comentario