ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 12 DE ENERO

Bendito seas Tú, Señor, en este día que viví, en esta noche en la que siento tu presencia, bendito Tú que me amas, que me cuidas, que me das valor y que nunca me faltas. ¡Qué sería de mí si Tú no estuvieras en mi vida!. En la tranquilidad de esta noche quiero conversar contigo, quiero contarte mis miedos y mis angustias, quiero mostrarte lo que tengo dentro de mi corazón, porque sé que siempre me escuchas y me muestras cómo puedo seguir adelante.

Gracias, Señor, por todos los momentos alegres que he tenido, porque en ellos he podido darme cuenta de lo inmenso que es tu amor por mí; también, te doy gracias por los momentos tristes y difíciles, porque en ellos pude sentir la fuerza de tu ayuda.

Que en esta noche pueda sentir que estoy en tu presencia y que eres Tú mismo el que me sana y me libera de mis propios miedos. Quiero sentir que Tú actúas en mi corazón y me llenas de gozo y de felicidad; quiero sentir que no me dejas, sino que, al contrario, me empujas para hacerme un ser dichoso. No hay como estar en paz, lo mejor es vivir tranquilo porque mi alma descansa en el Señor. Quiero sentir cómo el fuego de tu corazón me purifica y me hace nuevo con su calor.

Tu corazón misericordioso acoge, ama y anima el mío, porque mi corazón necesita de Ti, que lo animes, lo llenes más de Ti, mi Señor. Quédate conmigo no sólo esta noche, sino toda la vida.

Contigo nunca habrá noche ni oscuridad en mi vida. Porque la vida entera está en tus manos y yo quiero estar consciente de tu presencia siempre. Ahora que voy a dormir, dejo en tus manos todas mis preocupaciones, pues confío en Tí, mi Señor Jesús.

Amén.

Déjanos tu comentario