ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 11 DE MAYO

Al llegar la noche, Señor, en este momento de íntima oración quiero darte gracias por todo. Gracias porque nunca me ha faltado tu presencia. Gracias porque siempre me muestras una bondad que no he merecido. Gracias porque eres poderoso y justo, apartas de mi corazón todas las sensaciones equivocadas. Grande eres mi Dios, digno de alabanzas, grande en todo cuanto haces porque tu misericordia no tiene límites. Grande eres, porque esta noche me acercas a tu corazón y me dejas descansar con la certeza de tu compañía y tu protección. Bendito seas, Señor, que ahora me sostienes y en cuyo seno me acurruco a descansar.

Todas mis alabanzas para ti, mi Dios, porque siempre estás conmigo, porque me mueves a amarte, porque me dejas descubrirte presente en todo momento. Apodérate de todo mi ser, muéveme por dentro, impúlsame según tu misericordia a ser y hacer lo que está en tus planes de salvación.

Quiero poner todo lo que siento en tus manos, quiero despojarme de todos mis miedos, mis angustias, mis desesperaciones poniéndome en tus manos y confiando en tu acción maravillosa.

Te amo y confío en Ti, que esta noche pase sin sobresaltos y mañana, al despertarme, esté listo para continuar.

Amén.

Déjanos tu comentario