ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 9 DE DICIEMBRE

Señor, saber que nunca estamos solos, que siempre estás a nuestro lado, le da sentido a todo lo que vivimos, le da sentido a lo que hacemos y a lo que tenemos por hacer. Gracias, porque desde que te dejé entrar has hecho maravillas conmigo, me has hecho afortunado, me has llenado de milagros, no dejas de darme cosas, no solo materiales; a diario me llenas de latidos, de ganas de todas esas pequeñas cosas que me demuestran que estoy vivo y por todo lo que has hecho y haces en mí, te doy gracias.

Te pido que sigas mostrándome qué debo hacer, hacia dónde debo seguir creciendo, qué más debo ir dejando en mi vida también, porque no quiero que nada nada me robe lo que has ido haciendo en mi vida. Tantas personas con odio en su corazón, llenas de resentimiento con la vida, a ellas te las encomiendo en esta noche. Señor, dame un corazón con la disposición, la buena voluntad y la firmeza suficientes como para dedicarme a recibir y a compartir tu paz con los demás.

Que sigas mostrándome que se puede vivir mucho mejor si aprendo a ver en la humildad una manera inteligente de permanecer sano, de no apegarme a las cosas que no llenan, ni dan sentido. Por todos tus modos de amarnos, por tus maneras tan llenas de vida de enseñarnos a vivir, te quiero dar gracias en todo instante, Padre bueno y misericordioso, pues Tú nos cuidas, nos arropas y nos bendices.

Ahora quisiera dormir alabándote, diciéndote que eres grande y que nada ni nadie me apartarán del amor que tienes por mí. En esta noche descanso en Tu Providencia.

Amén.

Déjanos tu comentario