ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 6 DE ENERO

Señor, nunca apartes tu mirada de mí, porque sin Ti no sabría qué hacer, ni qué rumbo tomar; sé que me sostienes porque soy débil, y siempre me recibes con amor, sin juzgarme. Porque en medio de mis tristezas, de mis preocupaciones, de mi impaciencia, siempre me has dado la calma para poder ver tu grandeza y poder.

Gracias porque a pesar de todas las dificultades siempre estuviste a mi lado, dándome las fuerzas y las ganas de seguir adelante, de jamás desfallecer y de seguirte siempre. Porque me diste la confianza para hallar la solución, me diste sabiduría para saber actuar con toda la calma y así encontrar la luz. Porque clamé a Ti y Tú me respondiste.

Quiero decirte cuán feliz me siento en tu presencia, porque llenas cada día y cada noche mi corazón de tu inmenso amor. Conoces mis miedos porque dudo de mí mismo, pero Tú que eres todopoderoso puedes haces posible lo que para mí es imposible. Mi vida está en tus manos y eso me llena de confianza. Sé que soy frágil y débil, en muchas ocasiones pierdo la calma, pero Tú me reconfortas y me devuelves la confianza y la tranquilidad para saber esperar en Ti.

Dame, Señor, mucha paciencia para vivir con serenidad cada situación y vencerla en tu nombre. Gracias por cada una de las cosas que haces por mí, cada día me sorprendo más de tu amor.

Gracias Señor, porque siempre escuchas mis súplicas; cuando me he encontrado angustiado y desconsolado siempre me tomas en tus brazos y consuelas mi corazón, me levantas y me muestras las maravillas que tienes siempre para mí. Dame, Señor, una bendecida noche y un buen descanso en tus brazos.

Amén.

Déjanos tu comentario