ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 30 DE DICIEMBRE

Señor, sé el escudo que me cuide en esta noche, de todos los males y que me de fuerza para no desfallecer ante los problemas que pueda tener. Gracias por vigilar mi sueño y por protegerme, sé que si estás a mi lado, nada me podrá pasar y siempre estaré bien. Me gusta contarte todo lo que hay en mi corazón lo que necesito para seguir construyendo mi vida.

Te pido que toques en lo profundo de mi ser la causa de esas emociones negativas y me hagas entender que estás conmigo y me ayudarás a vencer todos los problemas que tengo. Ayúdame a comprender que no soy el único que tiene la verdad y que mi verdad no es absoluta. Quiero ser caritativo con mis hermanos y saber ponerme en su lugar.

Ayúdame a ser humilde con mis hermanos, sin dejarme llevar por mis impulsos que puedan herirles. Soy responsable de mis actos y por eso te pido que me ilumines para saber elegir y no arrepentirme después. Dame capacidad de ver las lecciones que mis fracasos me dan, que no vuelva a equivocarme ni a tropezar con las mismas piedras, que muestre que he aprendido a crecer. Dame paz en el corazón, que saque de allí cualquier sentimiento de venganza o de odio que pueda haber; quiero ser libre para amar y ayudar a todos a seguir adelante.

Eres Tú quien calma la tormenta. Tu amor me protege y me hace sentir la alegría de quien se siente amado y valorado. Sé que estás a mi lado y eso me da paz para seguir mi vida.

Te pido, también, mi Señor que ayudes a todos aquellos que no tienen ánimo ni fuerza para continuar, sé Tú quien los impulse a dar lo mejor de ellos. Tú eres mi fuente de ánimo y de fuerza.

Amén.

Déjanos tu comentario