ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 25 DE NOVIEMBRE

Gracias mi Señor, porque a lo largo de este día he sentido tu amor, tu compañía, tu bendición y tu presencia sanadora. Por eso ya no tengo dudas en mi corazón, sino que camino con seguridad, creyendo con firmeza. Te confío cada una de mis acciones y te suplico que en ellas puedas hacerte presente. Dame tu fuerza, tu poder, tu misericordia y tu alegría.

Sé que la vida no es fácil pero también sé que me das la fuerza que necesito para vencer los problemas. Quiero pedirte que me des mucha paciencia y capacidad de comprensión para no generar conflictos innecesarios, que sepa expresar mi afecto sin ningún miedo para que pueda vivir con tranquilidad y serenidad.

No dejes que sea apresurado para juzgar maltratando a los demás; dame la oportunidad de pensar, de reflexionar y de tratar de comprender lo que los otros me están diciendo. Quiero ser un buen ser humano, uno que sepa responder a cada situación de manera adecuada, sin exageraciones y sin miedos. Para ello necesito que me des la capacidad de comprender al otro, de no desesperarme al hablar y de tener siempre la claridad del daño que pueden hacer mis palabras. Señor, Tú mejor que nadie, conoces mi corazón y todo lo que pasa en mi ser; Tú, mejor que nadie, sabes que me he sentido solo y que necesito compañía, que solo no puedo salir adelante en mis batallas interiores.

Te amo y confío en tu poder que me cuida y me hace estar listo mañana para continuar mi lucha diaria. Gracias porque sé que me acompañarás en cada una de las acciones que debo tomar.

Duermo en tu presencia con la seguridad de ser protegido y amado por Ti. Estoy en tus manos y descanso en ellas. Cuídame, mi Señor, de todos aquellos que no me quieren y buscan dañarme, sé Tú el que me proteja de sus palabras y malas acciones. Bendice a los que amo y que Tu bendición y protección nos cubran siempre.

Amén.

Déjanos tu comentario