ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 11 DE NOVIEMBRE

Que no viva yo lejos de Ti, porque siento que me pierdo y empiezo a caminar sin un rumbo fijo. Señor, porque Tú me das tu Luz para seguir tu camino, y continuar agarrado de tu mano, porque no permites que resbale mi pie, sino que me sostiene cuando camino, para no caer y sentirme derrotado. Que hoy sepa descubrir en los momentos de dificultad cómo me cuidas y fortaleces mi corazón para no desfallecer.

Me abro a tu voluntad y quiero vivir mi vida con ojos de fe, para descubrir que actúas con poder en mi vida. Pido y clamo tu sabiduría, para que me guíe durante toda la noche y siempre.

Pido también que, por el amor que me tienes, me fortalezcas con tu gracia, me inspires con tu amor y me llenes de Ti. Busco tu misericordia y te pido que sanes en mi corazón todo lo que es contrario a tu voluntad. Limpia mi interior de lo que no permite que podamos estar unidos dando la batalla, para lograr ser felices. Aleja de nosotros todo rencor que daña y nos hace vivir en peleas y conflictos que hacen la vida difícil.

Te alabo, porque siempre apartas de mi corazón las tinieblas del odio, del resentimiento que me invitan a la venganza y al desquite; en cambio, me das la claridad de tu amor, para que busque la reconciliación con las personas que me han ofendido.

Dame sentimientos y pensamientos de paz y serenidad, en medio de mis preocupaciones, porque quiero alcanzar la plenitud que sólo Tú me puedes dar. Estoy seguro de que, tomado de tu mano, no voy a caer; contigo soy feliz porque me ayudas a tener fuerzas cuando siento que se han acabado las que tenía. Quita de mí todo miedo y déjame estar contigo descansando en tu presencia amorosa. En tu nombre me duermo, con la seguridad de que vigilarás mi sueño y mañana me acompañarás a dar lo mejor de mi.

Amén-

Déjanos tu comentario