ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 10 DE FEBRERO

Señor quiero decirte, al llegar la noche, que confío en Ti. Sé que llenas de tu Espíritu cada parte de mi corazón y por eso experimento que todo lo viejo y malo será renovado y sanado, necesito que en este momento la fuerza de tu amor toque mi corazón y lo llene de alegría, serenidad y paz.

Puedo ver en esta noche cómo eres Tú, lo único real y que vive en mí; eres lo que está en todo lo que nace; eres el que está en lo que termina. Quiero irme a la cama a descansar sin cargar en mi espalda rencor o rabia, quiero que alejes de mí esos malos sentimientos que pueda tener en mi corazón. Tú que eres Dios de misericordia y Dios de amor, te pido que me ayudes a sacar de mí las ideas negativas que no me dejan avanzar.

Señor, sana las heridas que hay en mi ser y que no me permiten dormir tranquilo, haz que pueda descansar con la certeza de que me estás amando y llenando de gozo y de paz, ayúdame a vivir en libertad, no quiero ser esclavo de nada. Llena mi corazón de amor y sabiduría para actuar correctamente, para tratar a los demás con respeto, amor y caridad. Quiero aprender a controlarme, a entender que no debo devolver mal con mal, que siempre pueda responder desde el amor y edificar mi vida, ayúdame a permanecer tranquilo y vivir en paz.

Todo lo puedo en tu amor y eso me genera confianza para seguir adelante. Eres, Señor, lo que me conforta, eres mi roca firme, eres todo para mí, Señor.

Dame un corazón grande y bondadoso, en el que todo el mundo pueda caber. Cuida a todos los que amo y ayúdame a ser para ellos presencia tuya. Señor de la vida; no quiero despegarme de Ti ni un instante. Amén

Déjanos tu comentario