ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 28 DE FEBRERO

Gracias Señor, por este día que me permitiste vivir, gracias por todos los que me rodean, por aquellos que cada día están conmigo, con quiénes comparto la vida que me has dado. Permíteme descubrir la importancia del otro en la realización personal, para que seamos cada día más humanos, dispuestos a crecer junto con el otro, para ir descubriendo las riquezas que la otra persona me puede aportar, cuando se convierte en un espejo para mí, porque ha sido hecho igual que yo por tu mano creadora. Enséñame a descubrir en los demás, lo mejor de ellos y verlos siempre con ojos de misericordia.

Gracias por este momento de oración que me regalas en el que me permites orar por mis seres queridos y ponerlos en tu presencia sanadora para que los llenes de tu bendición y de tu amor. Bendice a todas las personas que amo y siempre están presentes en mi mente. Limpia mis sentimientos y pensamientos con el fuego de tu Espíritu, para que busque siempre hacerles bien en su vida, ayudándolos a encontrar la felicidad.

Hazme transparente, con un corazón limpio, para que derrames tu amor en él y pueda yo amar con esa misma fuerza con la que Tú me amas, con entrega y fidelidad. Gracias por hacerme entender que soy valioso y me amas con amor infinito.

Hazme sentir paz y serenidad, que pueda descansar plenamente y recuperar todas las fuerzas. Cuento contigo, hoy, mañana y siempre, eres lo más grande que me ha pasado y no dejaré nunca de perseguir la felicidad en tu Nombre.

Amén.

Déjanos tu comentario