ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 22 DE NOVIEMBRE

Señor, el amor verdadero viene de Ti, eres a quien debo buscar cada momento de mi vida, eres lo que está por venir, eres lo que seré poco a poco para tu gloria, eres todo lo que amo. Eres Tú al único que puedo creerle. Eres Tú lo único que es real y vive en mí, eres lo que está en todo lo que nace, eres el que está en lo que termina. Eres, Señor, lo que me conforta, eres mi roca firme, eres todo para mí.

Gracias Señor, por la certeza que me has dado en el corazón de que pase lo que pase saldré adelante y podré disfrutar de tu maravilloso amor. Te entrego toda las palpitaciones de mi corazón, para que recibas por cada una de ellas, un estallido de alabanza de mi ser.

Necesito tu amor que llena el corazón de alegría, dame de ese amor que es bálsamo para el alma y sana. Toma mis manos y prepáralas para los combates de la vida, toma mi boca y purifícala para que las palabras que salgan de ella sean de bendición, toma todo mi ser y úngelo con tu Santo Espíritu, de tal manera que nada me pueda dañar y pueda sentir tu seguridad en mi vida.

Te pido que siempre sigas a mi lado, que no te apartes de mí aunque haya fallado, porque si Tú no estás, yo sé que vivir no puedo. Necesito de tu gracia para poder vivir, necesitó de tu presencia para sentir que no estoy sólo, luchando contra el mar de dificultades que me quitan la paz.

Aquí estoy mi Dios, confiando en tu Misericordia, en que sanas todo aquello que no está bien en mi corazón y me das nuevas oportunidades de luchar por mi felicidad. Ayúdame, Padre Misericordioso, a ser libre, sin dejarme llevar por presiones internas o externas que me hacen cometer errores. Señor, mírame con compasión y devuélvele la alegría a mi corazón, cuando me aleje de tu camino, tráeme hacia Ti con lazos de amor, para permanecer en tu bendición. Dame, esta noche Tu bendición.

Amén.

Déjanos tu comentario