ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 21 DE FEBRERO

Gracias Señor, bendito seas porque me permitiste llegar al final de este día. Me postro a tus pies para desahogar mi corazón en el tuyo. Tú eres mi fortaleza y mi único refugio en momentos de angustia y desesperación, cuando siento que todo se acaba, cuando experimento desolación y desánimo, cuando todo se torna oscuro, en esos momentos, sigo confiando en Ti. Gracias Señor, porque nunca me dejas solo en mis luchas, porque sales en mi defensa como un escudo y me muestras tu amor. Porque siempre me ayudas en mis momentos de peligro y haces que perdure en mí la alegría y la esperanza verdadera.

No puedo perder de vista que el auxilio me viene de Ti, que toda fortaleza y bendición proviene de tu dulce compasión, porque extiendes tu misericordia a todos tus hijos que claman tu protección. Acudo a tu compasión para que con tu paz serenes mis pensamientos. Padre Eterno, deseo descansar en tu corazón esta noche.

Hago la intención de ofrecerte a Ti cada latido de mi corazón, uniéndo a ellos muchos actos de amor. Humildemente te pido, ¡ven Señor Jesús! Ilumina mi oración para que crezcan mi fe y mi fortaleza para saber escogerte siempre a Ti.

Te pido Señor que le des aliento a mi espíritu, vigor a mi cuerpo y entusiasmo de vivir. Gracias Señor, Tú continuamente me ofreces tu perdón, tu amor y tu protección.

Amén.

Déjanos tu comentario