ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 16 DE MAYO

Padre bueno, que amas a todos tus hijos por igual, a todos los has creado por amor, yo te adoro, mi Señor, con todo mi corazón. Te glorifico porque me has salvado, aunque no he sido consciente de tu gran poder que siempre sale en mi ayuda cuando no tengo fuerzas, cuando siento que voy a caer y no quiero seguir luchando. Te alabo porque siempre sales en mi defensa, me cuidas y me proteges con tu mano misericordiosa. Tu gracia siempre me acompaña y me defiende en cada peligro que me toca enfrentar.

Hoy siento tu amor tomando mi corazón y dándome seguridad; por eso, no temo a las batallas que tengo que librar porque Tú vas conmigo y siempre estás a mi lado.

Señor, te amo con toda mi vida, te amo, mi Dios, porque sigues dándome la vida y espero que cuando llegue el amanecer pueda estar como ahora, con la certeza de que en cada momento has estado conmigo y que todo, Señor, todo es muestra de tu gran amor. Te agradezco, sobre todo, el que me hayas hecho pensar en que no soy un ser llamado al fracaso ni al dolor, ni al sufrimiento sino que me has llamado para ser feliz.

Gracias por todas las bendiciones que en este momento me estás dando y que me prepara para mañana continuar en la lucha. Soy tuyo y reconozco tu presencia en mi vida, gracias por estar aquí acompañándome mientras me preparo para dormir. A Ti, encomiendo el descanso de esta noche, para recobrar nuevas fuerzas y seguir adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario