ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 15 DE AGOSTO

Alabado seas, mi Señor, porque sólo en Ti encuentro mi descanso. Eres el Dios de la alegría, esa que nunca se acaba, por eso te alabo en esta noche, porque siempre estás a mi lado animándome a vivir con sentido, sumido en la alegría que Tú le das a mi corazón. Gracias, mi Dios, por llamarme a participar de tu dicha, de tu gozo, esa que nunca se acaba, sino que permanece en mi corazón todos los días.

Sana mi corazón de la tristeza con tu felicidad, esa que quieres dar para encontrarle sentido a la existencia. No permitas que nada ni nadie tenga el poder de quitarme la dicha que me da caminar guiado por tu palabra. Gracias por tu bondad, por estar a mi lado todos los días y no abandonar a la obra de tus manos, por darme paz y tranquilidad.

Te doy toda la gloria, en esta noche, porque no dejas que me aparte de tu lado y te conviertes en mi tesoro más precioso, uno que nunca se acaba. Gracias, por darme la riqueza de tu amor, gracias por las personas que amo y pones a mi lado para que comparta ese amor que derramas en mi corazón. Gracias, Dios bueno, porque no discriminas, ni apartas de tu lado al que deja de creer en tu poder, sino que lo llamas a vivir en el camino de la felicidad eterna. Que bien se siente estar en tu presencia, que siempre consuela y da ánimos para seguir luchando, sin temor, con la valentía que tiene aquel que cree en un Dios y y eterno.

Ahora te pido que llenes con tu amor todos los vacíos de mi ser y me hagas seguro para actuar con la serenidad que necesito. No dejes que mi ansiedad me haga sufrir por lo que todavía no ha sucedido.

Saber que estás a mi lado me da seguridad y que me ayudas con la fuerza de tu Espíritu, para que pueda vencer. Te entrego mi cansancio, permite, Dios mío, que mi cuerpo esté lleno de energía mañana y con ánimo para iniciar de buen humor el nuevo día.

Amén.

Déjanos tu comentario