ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 14 DE FEBRERO

Señor, en esta noche sé que Tú estarás conmigo, toma mi mente y dale tranquilidad, que nunca dude que tu presencia es suficiente para mantenerme en paz. Bendito, alabado y glorificado seas, mi Dios, espero siempre un encuentro contigo para alabarte y bendecirte. He sido creado para ser feliz y vivir en paz, y me das las herramientas necesarias para crear un entorno donde puedo disfrutar los frutos de tu bondad.

Tú sabes que una mirada, un gesto o una palabra que otra persona haga o diga me afecta si lo tomo a mal; por eso hoy te quiero pedir dos cosas: primero, déjame experimentar ese amor que me tienes, para llenarme de él y que sólo Tú seas lo más importante y que no me pueda afectar nada ni nadie; segundo, dame fuerza y, a la vez, serenidad para continuar.

Dame humildad, desprendimiento y generosidad. Son pocos los que se atreven a hacer o intentar algo diferente, algo que marque la diferencia para bien, y enviar un mensaje al mundo de hoy que diga que hay esperanza y sí se puede vivir mejor. Quiero crecer en amor y en confianza en Ti. Sé que cuando estoy a tu lado, voy por el buen camino. Quiero vivir haciendo tu voluntad, Tú sabes Señor cuánto anhelo vivir cada vez más cerca de Ti.

Ayúdame a vencer todos los obstáculos que a veces experimento al tratar de seguirte, mi Señor. Pasa tu mano sanadora por todo mi ser y sana todas las heridas que me hacen sufrir y padecer. Quiero que hoy me liberes de toda atadura, de todo sentimiento negativo y de inseguridad que hay en mi corazón.

En esta noche descanso en ti, todas mis preocupaciones quedan en tus manos y me dispongo a tener un sueño tranquilo y reparador. Gracias por escuchar mi oración.

Amén.

Déjanos tu comentario