ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 11 DE ABRIL

Aquí estoy, Señor, frente a Ti para darte gracias por todo lo que me has permitido vivir y para entregarte el día de mañana. Hoy comprendí muchas cosas y viví tu misericordia. Analicé mucho sobre las situaciones difíciles que estoy viviendo y la necesidad de liberarme de muchas cosas que me atan y no me permiten caminar por tus senderos. Seguimos viviendo de apariencias, de prejuicios y de miedos porque no te dejamos actuar.

Sigue, Señor, quemando mi vida con el fuego de tu amor, porque necesito de tu ayuda y protección; ven a establecer tu reinado en mí y que todas mis actitudes estén guiadas con tu luz que me llena de sentido, sobre todo cuando las dificultades me quitan Ia paz y Ias ganas de seguir adelante.

Gracias por ir sanando los vacíos que hay en mi ser, vacío que no lo llena nada de lo que hay en el mundo, ni las personas, ni las cosas, ni las experiencias que vivo. Sólo lo llena tu presencia amorosa y bondadosa. Aunque camine por valles oscuros, nada voy a temer, porque Tú vas a mi lado y me das fuerza en el corazón.

Quita todo miedo y hazme confiar en tu poder. Dame tu gracia para hacerle frente a todo lo que estoy viviendo, sin dejarme llenar de temores que me mantienen atado. Me voy a dormir tranquilo, porque creo que Tú, Señor, eres mi guardián, me cuidas de todos los males y apartas de mí los peligros.

Amén.

Déjanos tu comentario