ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 10 DE ENERO

Señor, vengo ante Ti a entregarte cada una de las cosas que durante este día viví; gracias por mi vida, por mi salud por las cosas que me has dado y por aquellas que aún no me das. Gracias por lo bueno, por lo malo, por todas las circunstancias por las cuales tuve que pasar, para darme cuenta de que Tú siempre estás allí para mí.

Gracias porque en todo este tiempo Tú eres quien me has sostenido. Señor, tómame en tus manos y moldéame como Tú quieres que sea, quita de mí todas aquellas cosas que me apartan de Ti y que no me dejan salir adelante, hoy te abro mi corazón para que entres en él y lo restaures.

Tú me conoces y sabes cada una de las cosas en las que pienso, Tú conoces mis sentimientos, las cosas que anhelo y lo que me entristece; sabes que hay circunstancias de la vida en las que no he querido aceptar tu voluntad. Líbrame del pecado, lávame con tu sangre, sana cada una de mis heridas y dame una nueva vida para vivir bajo de tus mandatos. Gracias por tu perdón, porque a pesar de mis grandes debilidades no te fijas en ello, sino que buscas siempre bendecirme y demostrarme cuán grande es tu amor.

Protégeme e ilumíname, dame amor y humildad para servir de corazón; quita de mi mente y de mi corazón todo lo que no me permita seguirte.

Sé que te ofendo a diario con mis actitudes, pero quiero siempre permanecer en tu amor y jamás apartarme de Ti. Gracias porque siempre escuchas mis súplicas, por eso, al finalizar este día te pido que me protejas y me renueves en tu gracia para continuar por el camino del bien.

Amén.

Déjanos tu comentario