ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 30 DE ENERO

Gracias Señor, por este día que termina, por cada alegría que me diste, porque en ella puedo descubrir tu gran amor por mí, pero también quiero entregarte cada tristeza que pude haber sentido, para que Tú la tranformes en alegría. Te pido en esta noche que me permitas seguir luchando para alcanzar mis metas, más allá de las situaciones que me hacen la guerra y que muchas veces me hacen bajar los brazos.

Gracias, Señor, por todo lo que haces en mi vida, por darme fuerza cuando siento que ya no puedo más, por regalarme la capacidad de tomar decisiones que me ayudan a seguir adelante.

Regálame la gracia de poder guardar en mí buenos sentimientos, que no quepan en mi corazón ni el odio ni el rencor ni muchas otras cosas que le hacen daño a mi vida. Enséñame a perdonar como tú me perdonas. Enséñame a mirar con ojos de misericordia a aquellos que me han hecho daño. Gracias por actuar en mi ser y sanar todas esas heridas que tenía por las distintas experiencias que he vivido. Todo lo pongo en tus manos porque estoy seguro de que en ninguna parte podrá estar mejor.

Gracias por ayudarme a tomar las mejores decisiones, por invitarme a asumir mis errores y no culpar a nadie de ellos.

Quiero ponerme desde ya en tus manos, Dios de mi vida, quiero entregarme hoy por completo a Ti; mis sueños, mis anhelos los quiero poner en tus manos, porque ese es el mejor lugar donde ellos pueden estar. Rompe todas las cadenas que me atan, y hazme libre, estoy seguro de que Tú me cuidas y no dejas que nada malo me pase mientras duermo.

Amén.

Déjanos tu comentario