ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 28 DE NOVIEMBRE

Señor, sé que Tú eres quien protege mi sueño y te pido que en medio de mi descanso, sanes mi corazón de cualquier herida, resentimiento que haya nacido en el día de hoy o que tenga guardado desde hace mucho tiempo. Confío plenamente, Señor, en la presencia sanadora de tu amor; por eso, en este instante de mi vida te dispongo todo el corazón y te pido que quites todos esos pesos que el ayer puedo dejar sobre mis hombros.

Lléname de mucho amor para que mi corazón esté sano y no tenga los altibajos que me producen el miedo y que me hacen equivocarme una y otra vez con los que amo. Si Tú llenas de amor todo mi corazón allí se ahogarán todos los sentimientos negativos y dañinos que pueda tener.

Estoy seguro, Señor, que si Tú me miras con tus ojos de amor y me abrazas con tu ser no tendré desánimos ni miedos ante las pruebas que la deba vivir. Pronuncia ahora tu Palabra sobre mí, dame el “te amo” que es el motor de mis pasos, la fuerza de mi corazón, la certeza de tu presencia en mi corazón, ámame como sólo Tú puedes. Conoces cada una de mis luchas, sabes, Señor, qué hice bien y que hice mal y seguro de tu Amor y de tu Misericordia, te pido perdón por todo lo que te he ofendido.

A pesar de mis fallas Tú me amas y sé que estás aquí en este momento. Quiero que en esta noche transformes mi corazón para que el día de mañana sea un corazón limpio y transparente.

Sana mis oídos para que no se cierren a escuchar tu Palabra, también toca mis labios mientras duermo para que estén puros y sanos pudiendo comunicar el amor que me tienes. Que ahora, en el silencio de esta noche yo pueda decir que eres mi todo, que mi paraíso eres Tú, estar a tu lado, escucharte y dejarme abrazar por tu amor.

Amén.

Déjanos tu comentario