ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 22 DE MAYO

Señor, Tú eres la fuente de agua viva que aplaca la sed que experimentamos. Eres la paz en medio de la tormenta que nos devuelve la tranquilidad y la serenidad. Eres el soporte que no permite que todo caiga y nos destruya. Eres siempre bueno y no juzgas ni condenas al que obra mal, sino que tienes misericordia, extiendes tu mano y lo atraes hacia Ti. Te entrego este día que pasó y te pido que me hagas tuyo, que en este descanso mi corazón pueda ser sanado de cualquier herida que permanezca abierta.

Te adoro porque eres mi pastor, el que me guía por caminos seguros y no permite que me llene de temor y angustia, aún cuando hay situaciones que me hacen dudar y sentir que tengo pocas fuerzas, para enfrentar y ganar las batallas. Te doy gracias porque en este momento inclinas tu oído hacia mí y escuchas mis súplicas y acoges mi oración.

Te amo y confío en tu poder sanador. Te suplico que me llenes de alegría para poder descansar en paz y levantarme mañana con total tranquilidad y serenidad.

Necesito recibir la paz que das por medio del Espíritu Santo, porque sé que en esta noche no podré resolver nada y Tú, mientras duermo, me darás claridad para resolver cualquier situación que pueda tener en el día de mañana.

Amén.

Déjanos tu comentario