ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 2 DE ENERO

Escucha Señor, mi oración en esta noche que comienza; escucha mis palabras que se levantan hacia Ti como incienso en tu presencia. Gracias Señor, por esta vida con sus cosas buenas y sus cosas malas; por esta historia con sus triunfos y fracasos, con sus días de luz y aquellos en los que me sentí rodeado por la oscuridad, porque ésta es la historia que he construido y en la que me has bendecido con tu compañía.

Muchas veces me he quejado y te pido perdón por ello, porque puse mis ojos en lo poco que me faltaba y olvidé lo mucho que me sobra. Gracias por darme paz en el corazón y por permitirme entender que en cada una de las situaciones que vivo hay una lección, una bendición que tengo que disfrutar.

Qué maravilloso eres, qué digno de confianza es mi Señor, Tú eres mi castillo, mi refugio, el Dios en quien confío, y sé que me cubrirás con tu fidelidad y me protegerás con tu escudo. Hoy quiero levantar mi voz por mí y por este mundo, porque hay tantas personas necesitadas de Ti, tantas personas con odio en su corazón y llenas de resentimiento; a ellas te las encomiendo en esta noche, bendícelas, llénalas de tu paz, muéstrales tu rostro para que, contemplándote, Dios de la vida, descubran el verdadero sentido de su existencia.

Hoy quiero aprender a aceptar la vida como es, no voy a quejarme, no voy a refunfuñar de lo que me toca, de lo que yo mismo he escogido, de lo que tengo diariamente que enfrentar, porque esta es mi vida.

No permitas que nada me separe de Ti y que mientras duerma pueda seguir alabándote con mi respirar. Gracias por hacerme sentir protegido por Ti, por mostrame que estás a mi lado y que siempre quieres lo mejor para mí.

Amén.

Déjanos tu comentario