ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 8 DE ENERO

Señor, me dispongo a escucharte en mi corazón, pero, más que pedirte hoy he venido a darte gracias, por todo lo vivido durante el día. Gracias por las cosas que hoy me diste, porque pude ver cuán grande es tu amor. Siempre has estado allí para levantarme, para animarme a seguir viviendo, a encontrarte en las pequeñas cosas de la vida; gracias por acogerme en tus brazos y así decirme cuánto me amas.

Te entrego, Señor, mi alma y mi corazón, para ser testigo de que Tú estás vivo, siempre defendiéndonos ante el peligro, Tú me proteges a diario y me libras de todo mal.

Gracias porque no mides mis errores, ni mis culpas, al contrario, te apiadas de mí que soy pecador y me das la gracia de empezar de nuevo, de sanar las heridas, de perdonar al que me ha ofendido. Te entrego cada una de las cosas que hay en mi corazón, tómame, guíame y restáurame. Quiero decirte que te amo con todo mi corazón, estoy dispuesto a vivir bajo tu voluntad y no importa cuán oscuras sean las circunstancias, mi fe y confianza siempre estarán puestas en Ti.

Dame paz, tranquilidad y paciencia, para saber esperar en Ti. Lléname de Ti y ayúdame a perder mis miedos. Sana mis más grandes heridas, llena los vacíos de mi corazón con tu infinito amor y que siempre tenga presente que Tú jamás me has abandonado, siempre has estado allí para mí, para socorreme y ayudarme.

Gracias por tu amor, porque cada dolor y cada vacío siempre los llenas de Ti. Guárdame y protégeme mientras duerma y cuida de mis seres queridos.

Amén.

Déjanos tu comentario