ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 23 DE ABRIL

Te doy mi corazón en esta noche, Señor, para que me tomes y me hagas tuyo. Te entrego mis heridas, confiado plenamente en que nunca abandonas a tus hijos, y me amas como a uno de ellos. No dejes que mis quebrantos de salud, mis heridas, mis problemas me alejen de Ti, cuando más débil me siento es cuando más te necesito, pues eres la fuerza que no se acaba, por eso quiero aferrarme a Ti, dame razones para no quejarme en medio de mis dolores. Estoy seguro que en todo saldré vencedor. Tengo presente que soy hijo predilecto de tu amor, que soy transformado por Ti. Me reconozco bendecido y por eso me animo a vivir de un modo distinto.

Por eso, todo lo que tengo en mi corazón quiero ofrecértelo sólo a Ti y dejarlo en tus manos para que en las situaciones complicadas que estoy viviendo me ayudes a mirarlas como espacios para recibir también tu bendición. Que en medio de todo sonreiré, seré feliz el día que descubra plenamente que no puedo estar triste si mi corazón te alaba y te bendice, Dios de mi vida, te pido que toques cada fibra de mi ser y me ayudes a ser sano.

Gracias, porque no tengo cómo pagarte tanta bondad y tantas bendiciones. Gracias por ser la piedra angular de mi vida, porque me permites construir mi casa sobre Ti, Roca firme, porque lo eres todo para mí. Gracias por bendecirme mientras duermo y por velar por mí. Bendice a todos los que amo. Te suplico que mañana abras caminos de paz y amor para mí.

Amén.

Déjanos tu comentario