ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 17 DE SEPTIEMBRE

Padre Dios, aquí estoy contigo, gracias por este día que me has permitido vivir. Señor, dame fe, enséñame a confiar y a creer más en tu poder. Enséñame a estar confiado, en medio de la tormenta porque Tú, mi Señor, siempre estás conmigo. Tú eres quien me da felicidad y gozo en mi vida. Que mi corazón esté lleno de Ti, que mi mente sea clara y así pueda descubrir tu paso por mi historia mostrando tu maravillosa voluntad de amarnos y salvarnos.

Enséñame a abrir mi corazón a tu acción, para que sea como Tú lo lo deseas. No dejes que me encierre en mis terquedades ni caprichos y que siempre esté dispuesto a saberte presente en mi vida diaria.

No dejes que me distraiga con tanto ruido y manifestaciones que tiene esta sociedad, que pueda estar siempre sintonizado contigo. Quiero pedirte que llenes mi vida de tus dones y de tus bendiciones. Que pueda ser lo que esperas, estar siempre dispuesto como me pides. No permitas que mis ojos se aparten de Ti y déjame ser tuyo siempre. No permitas que me pierda, porque quiero estar siempre contigo. Señor, soy tuyo y clamo a Ti para que en cada momento me hagas conforme a tu voluntad, que mi ser esté dispuesto a ir dondequiera que me guíes.

Necesito de tu ayuda, de tu amor, de tu alegría. Por eso estoy aquí. Necesito paciencia y serenidad, porque es la impaciencia lo que hace que a veces no sea capaz de trabajar con constancia, la que me hace abandonar  y decir que no quiero seguir luchando.

Gracias, porque mañana estarás a mi lado y me ayudarás a vencer todos los obstáculos que la vida proponga. En tus manos duermo en paz, tranquilo, seguro. Bendice mi día de mañana.

Amén.

Déjanos tu comentario