ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 15 DE OCTUBRE

Gracias Padre amado, por todas las bendiciones que me diste a lo largo de este día. Quiero verte, ver tu rostro frente a frente, como un hijo que se siente amado por su amoroso Padre, porque necesito de Ti, de tu sanación, de tu bondad, de tu amor. Escucha mi oración; escucha, Dios mio, mis palabras que se levantan hacia Ti como incienso en tu presencia.

Quiero estar dispuesto a perderlo todo, pero jamás a Ti y a tu presencia en mi vida, porque como eres lo único necesario para vivir. Que pueda entender que mi dignidad y mi felicidad no dependen de nada de lo que pueda tener.

Si algo se convierte en un ídolo que me encadena y me roba la libertad que me diste, te pido que lo elimines de mi vida. Quiero vivir sin cadenas, ni apegos que me enferman. Para seguir adelante hay que estar dispuesto a tener un equipaje ligero. Para poder amar más, para estar disponibles para los demás, para ser libres interiormente, confiando siempre en tus divinas fuerzas, mi Señor. “Es imposible para los hombres, pero no para Dios”.

Ven a mi, Padre, te necesito, abre las compuertas del cielo y que caiga sobre mí tu bendita presencia, que bajo tus alas me acurruque en esta noche, porque son muchos mis miedos, porque son grandes mis heridas. Te pido que colmes todo mi ser de Ti para no tenerle miedo a todas las situaciones que tengo que vivir.

Dame paz en el corazón para analizar con serenidad cada situación y no dejar que las preocupaciones me hagan perder el control de la vida. Dame la fuerza para actuar siempre con determinación, entendiendo bien cada consecuencia. Confío en Ti y por eso me pongo en tus manos esta noche y te pido que me bendigas.

Amén.

Déjanos tu comentario