ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 4 DE ENERO

Gracias, mi Dios, porque me permites dormir tranquilo y estar preparado mañana para iniciar una nuevo día. Conoces cuáles son las emociones que están agitando mi corazón. Dame, mi Dios, la apertura de corazón suficiente para entender que los demás no son enemigos, sino compañeros de camino; que sepa aceptar y valorar al otro como un hermano y no tenga que odiarlo ni juzgarlo.

Me has hecho consciente de que cuando reconozco mi error, estoy más dispuesto a perdonar el error de mi hermano; cuando soy capaz de reconocer mi error estoy abriendo la puerta de mi ser a tu acción poderosa.

Dame la oportunidad de respetar a aquellos con los que me encuentro que son diferentes. Que pueda entender el valor que todas las personas tienen. No dejes que mis prejuicios los aparten de mí ni que les ponga murallas para impedir acercamientos. Te alabo y te bendigo por tu misericordia que me hace sanar mis heridas y vivir sin remordimientos ni rencores. Enséñame a amar.

Señor, abre mi corazón para ser una persona generosa con mis hermanos, que vean en mí a un servidor tuyo. Quiero aprender a servir mejor, a entregarme al otro, a confiar cada vez más en Tí y a agradecerte cada minuto que me regalas porque me amas.

Hoy quiero dormirme con la seguridad de que puedo vencer las dificultades porque estoy contigo. Duermo en tu presencia, mi Señor, con la certeza de tu amor. En tus manos me siento seguro.

Amén.

Déjanos tu comentario