ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 31 DE MAYO

Mi Dios, eres el dueño de mi vida y de todo lo que me rodea, pasa tu mano sanadora sobre mí en esta noche, permite que no me aleje de tu amor. Solo Tú me ofreces la fortaleza para obtener lo que realmente necesito y lo que me hace feliz, gracias por amarme, por hacerme hijo tuyo, aunque haya puesto mi mirada en otro lado, lejos de Ti. Gracias por tu compañía, sana toda herida de mi corazón, el milagro de tu presencia lo puede todo, te amo por sobre todas las cosas. Necesito que hagas maravillas en mí y en todo mi ser, quiero ser una persona completamente feliz, y por eso me entrego ante tu presencia, te alabo y te bendigo porque sé que cambias mi vivir.

A veces me siento triste, solo, apartado, sin ningún tipo de motivación, pero es porque me alejo de tu amor. Pienso que en esos momento tengo que hacer un pare en el camino y entregarte mi, para comprender que tu amor está lleno de nobleza y de misericordia, que la humildad de tu amor me enseña que te encuentro en los hermanos que me rodean.

Gracias por permitirme llegar a este momento con tranquilidad y paz, pero no quiero olvidarme de mis hermanos que por diferentes situaciones se encuentran con angustia, y te pido que en esta noche los bendigas y los llenes de seguridad.

Gracias, Señor, porque sé que escuchas mi oración en este momento. Como dice el salmista: “a punto me duermo, Señor, porque sólo Tú me haces dormir tranquilo”. ¡Te amo, Señor Jesús!

Amén.

Déjanos tu comentario