ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 11 DE ENERO

Hoy reflexioné que las cosas ocurren por un bien, que a pesar de que todo se torne oscuro y venga la tormenta, siempre llegarán la calma y la tranquilidad a mi corazón. Gracias Señor, por la vida, gracias por este día vivido bajo tu gracia, tu misericordia y tu perdón. Tuve muchas fallas las cuales ante Ti reconozco, perdóname por mi carácter, mi terquedad, hoy reconozco que ante cualquier circunstancia siempre necesito de Ti para actuar y solucionar cualquier adversidad.

Conoces mis decepciones, los afanes que tuve, las preocupaciones ante los problemas, pero en tu presencia fue posible solucionar todo.

Quiero alabarte, quiero glorificarte, porque no existe en el mundo un padre tan misericordioso como lo eres Tú, porque no existe un amor tan puro y tan sincero como el tuyo y ese es el amor que verdaderamente me llena, que me impulsa a amar, a perdonar y a vivir en armonía con los demás. Ilumíname para saber actuar, ante lo que se me presente; toma mis miedos, mis temores. Ayúdame, Señor, porque sin Ti no sabría qué hacer; ayúdame a comprender las circunstancia de la vida; ayúdame a perdonar a aquellos que me han herido y me han dañado.

Yo te necesito en mi vida y en mi corazón; gracias por darme tu tranquilidad. Permíteme en esta noche poder descansar, tranquilizarme y calmarme, para así reponerme para el nuevo día y levantarme con fuerzas para seguir adelante.

Te suplico que me des mucha fuerza para seguir adelante pese a las dificultades que experimente. Recibe mis latidos como una alabanza para Ti mientras esté durmiendo. ¡Te amo Señor Jesús!

Amén.

Déjanos tu comentario