ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 1 DE FEBRERO

Regálame Señor, tu fuerza para no rendirme en el camino, para alcanzar las metas que me propongo, que yo pueda descubrir tu gran poder actuando a mi favor. Gracias por este día que termina, te entrego mi cansancio de este día;
encontrarme contigo es motivo de sanación, de liberación y de descanso, para estar listo para mañana.

Haz de mi vida una experiencia de oración permanente, quiero ser un cristiano constante, con fe y con la esperanza del que cree en el Dios que está vivo.

Perdóname cuando he dejado de creer en tu poder, en esos momentos en los que mi corazón se llena de temor y considero que ya no puedo salir adelante. Es tu mano la que me sustenta y por eso tengo la certeza de que no me encuentro desamparado. Ayúdame a buscarte con acciones, ayúdame a evangelizar con mis actitudes y ayúdame a luchar incansablemente por alcanzar tu Reino.

Mi Dios, aunque haya personas que se alejen de mí, Tú estás conmigo y no me abandonas nunca, por eso te alabo en esta noche.

Lléname de tranquilidad, Señor mío, porque eres lo más grande y lo más valioso que tengo, sumérgeme en tu precioso amor y permíteme descansar con la confianza puesta en Ti. Permíteme despertar mañana una vez más y entender lo valiosa que es la vida que me regalas. Te pido tu bendición para mi y mis seres queridos.

Amén.

Déjanos tu comentario