ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 3 DE DICIEMBRE

Señor, te abro las puertas de mi corazón para que tomes de nuevo posesión de él y seas dueño de todos los sentimientos que allí están. Gracias, porque mañana estarás iluminandome, como el sol, para que mis pies no tropiecen con ninguna oscuridad. Confío plenamente en tu poder y en tu misericordia y estoy convencido de que irás delante de mí allanándome el camino para no caer ni perderme.

Gracias porque nos ayudas, porque nos iluminas los días, porque nos has hecho fuertes para enfrentar cada cosa por lo que hemos tenido que pasar, porque siempre nos perdonas y siempre tienes los brazos abiertos para nosotros sin importar nada.

Tengo la certeza de tu amor y eso me basta para seguir adelante. Te doy gracias por todas las personas que has puesto a mi lado que son leales, que me corrigen cuando fallo, que oran conmigo y por mí, que siempre tienen una palabra de apoyo y que me aman incondicionalmente. Gracias también por los que no me aman y me han hecho sufrir; gracias a ellos he crecido espiritual y emocionalmente y he aprendido a perdonar, a ser humilde y a confiar en Tu Misericordia.

Señor, necesitó de Ti ya que solo no puedo, gracias porque sé que durante esta noche me vas a cuidar y vas a actuar en mi corazón para que mañana lo tenga listo, para construir un día de felicidad.

Limpia mi corazón, sabes que todavía me hace falta perdonar mucho y quiero estar libre de toda atadura y rencor; por eso te pido que me liberes de todo lo que no me permita perdonar para poder hacer siempre el bien y dar testimonio de Tu Amor. En tus brazos pongo mi vida y mi existir, te amo mi Señor Jesús.

Amén.

Déjanos tu comentario