ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 29 DE OCTUBRE

Padre Bueno, te alabo y te bendigo por todo el amor, la atención y el cuidado que tienes para conmigo. Gracias por mostrarme que Tú eres el dueño de mi vida y que me has acompañado en todos los momentos que he vivido. Gracias Señor por esos momentos en los que te has inclinado para salvarme y hacerme seguir adelante, esta ha sido una muestra de tu poder. Hazme entender, Señor, que nunca me abandonas, sino que siempre estás dándome fuerza para seguir adelante.

Señor mío y Dios mío, en esta noche de domingo, día de descanso, voy a mi cama lleno de alegría a darte gracias por un nuevo amanecer, por la brisa de la mañana, por mi hogar, por la familia que me has dado, porque tenemos bienestar y porque sentimos tu presencia a cada instante en nuestra vida. También quiero pedirte perdón por aquello que he hecho mal y por mis actos que te han decepcionado.

Soy humano y a veces fallo, por eso te pido que me permitas tomar buenas decisiones, que llenes de bondad mi espíritu y que orientes cada una de mis acciones, para poder servirte y ser un humilde instrumento de tu amor. Amado Dios, por favor permite que este nuevo día este lleno de satisfacciones y felicidad para mí y para las personas que amo.

Padre de bondad, bajo tu resguardo descansamos y con confianza esperamos, pues tu misericordia no conoce límites y sabemos que Tú responderás con caridad a todas nuestras suplicas.

Cúbrenos con tu manto y permítenos llegar al final del día con la alegría del deber cumplido y la confianza de que la semana que inicia será una gran semana. Por favor colma nuestros corazones de paz, sé una luz en nuestro camino y danos la sabiduría para alcanzar nuestros sueños y solucionar nuestras preocupaciones. Porque te amamos, en ti confiamos y con certeza aguardamos.

Amén.

Déjanos tu comentario