ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 18 DE FEBRERO

Gracias, Señor, por no desampararme a lo largo de este día. Dios de amor, gracias porque eres poderoso grande y glorioso. Gracias por haberme regalado el don de tu presencia, Tú te manifiestas hasta en los detalles más pequeños del día con formas de amor inimaginables. Tú conoces lo que hay en mi corazón y antes de que llegue la palabra a mi boca sabes que te voy a pedir.

Ningún problema, ninguna dificultad tiene más poder que Tú, Señor. Quizás las cosas no salieron como lo esperaba, pero no me desanimo, sigo luchando porque está vida es un don tuyo.

Renueva mi fe, que tenga un espíritu fuerte y valiente y pueda saber llevar las circunstancias complejas de mi vida de la mejor manera, sin perder el control de mis emociones. Todas mis preocupaciones, angustias y confusiones, sólo pueden encontrar soluciones y sanación en Ti. Permite que tenga las fuerzas necesarias para permanecer en tu palabra, que ella sea lámpara para mis pasos y luz en mi camino.

Mi vida está en tus manos, Señor, ven a vivir en mí, para que yo te escuche y te siga con fidelidad. Dame la capacidad de tener metas claras, que orienten mi vida y la llenen de sentido. Regálame el don de discernir lo que me sirve y lo que debo desechar para vivir en felicidad. Regálame una noche tranquila en la que pueda renovar mis fuerzas para desperta mañana con el deseo de darte gloria con mi vida.

Amén.

Déjanos tu comentario