ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 14 DE ENERO

Señor, me voy a dormir con la seguridad de tu bendición y de tu misericordia. Aunque las cosas no salieron como las había planeado, yo puedo decir que viví un buen día, porque cuando estoy en tus manos nada puede arrebatarme de Ti, mi Dios. Gracias por las palabras de ánimo que recibí que me hicieron recordar que no estoy solo en mis luchas.

Gracias por los abrazos que me hicieron sentir que estás conmigo y te manifiestas a través de mis hermanos. Te suplico que me llenes de fuerza para saber qué es lo que quiero hacer y no desfallecer ante las adversidades. Aquí estoy con mis miedos y mis temores.

Dame la capacidad, Señor, de encontrar las motivaciones que están incrustadas en cada una de las situaciones difíciles que vivo. Estoy necesitado de tu poder y de tu fuerza. Quiero dormir en paz y para ello necesito que me tengas en tu presencia. Sólo Tú puedes transformar mi vida, sacarme del abismo de la confusión; sólo Tú puedes convertir mi tristeza y desánimo en risas y gozo. Estoy seguro, Dios, de que nunca me vas a dejar y que hoy estarás liberándome y llenándome de gozo mientras descanso en tus manos.

Gracias porque sé que estás tocando la puerta de mi corazón con la intención de entrar y quedarte en él para toda la vida.

Confío en Ti, mi Señor, y por eso estoy seguro de que todo saldrá bien en mi vida, me lleno de optimismo y con ese sentimiento me duermo.

Amén.

Déjanos tu comentario