ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 11 DE FEBRERO

Tu Palabra tiene poder, tiene vida y trae la paz. Ayúdame a centrar mi vida en ella, para reconocerte como mi Señor y mi salvador. Señor, en esta noche, quiero contarte cómo me siento, porque sé y tengo la certeza de que en Ti encuentro el alivio a lo que me está sucediendo. Tú que conoces el interior de mi corazón, sabes que soy temeroso, con dudas, impaciente e impulsivo en ocasiones, por eso en este momento, quiero entregarte todos mis temores, mis miedos y mis defectos.

Muchas veces no sé manejar las situaciones que la vida me presenta, me descontrolo y no sé qué hacer, por eso te pido que me ayudes a manejar todo lo que perturba mis días.

Quiero ser más positivo, con ganas de luchar y salir adelante, quiero que me ayudes a hacer las cosas bien, que aunque el mundo me ofrezca caminos fáciles, yo sepa escoger el camino que me llevará hacia Ti. Quiero aprender a disfrutar de todo lo que me has ofrecido en esta vida, vivir cada momento con alegría e intensidad. Quiero ser libre de tantas cosas que en realidad me abruman y hasta me quitan la paz. Dame luz para que caminar en medio de las tinieblas y no me desampares jamás, por eso siempre te pido tu compañía.

Jesús, alcánzame la gracia de nunca dudar de tu amor, de tu promesa de redención. Tú te manifiestas de forma diferente y nos muestras todo el amor que sientes por nosotros, tus hijos.

Dios de mi vida, Dios de amor y de ternura, te invito a hospedarte en el silencio de mi alma, a que permanezcas para siempre allí, otorgándome todas las gracias que necesito para amarte y alabarte por siempre.

Amén.

Déjanos tu comentario