ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 10 DE DICIEMBRE

Señor, en esta noche de esperanza, quisiera que mi corazón descansara en Ti. Quiero poner en tus manos todo, para que tomes el control total de mi vida. Muchas veces al orar, Señor, no encuentro las palabras, no sé qué decir, algunas veces hablar me cuesta. Ayúdame a orar. Ahora, en este momento, quiero hacer un rato de silencio para que Tú, mi Señor, me puedas hablar al corazón. Quiero sentirte a mi lado.

Quiero contarte lo que me pasa y las cosas que vivo. Quiero ponerme en tus manos, Jesús, para aprender a dar gracias, a pedir perdón, a pedirte lo que necesito. Qué bueno es saber que ahora estás aquí, para que no sienta angustia, porque estoy en tu presencia.

Porque tu amor me sostiene, porque tu luz me abre paso en medio de la oscuridad y en medio de las luchas sé que me estás protegiendo. Que pueda sentir la serenidad que brota de la certeza de saber que me amas y que siempre me proteges es mucho más grande que todas las cosas. Dame ahora otros ojos con los cuales pueda ver todo lo que me has regalado y que vea en todo tu bendición. Que cada noche hables al corazón de cada uno y vayas transformándolo, moldeándolo como Tú quieres que sea.

Nunca desatiendes la voz de alguien que te suplica, sino que acercas tu oído para escucharme y para hacerme sentir todo tu amor y tu protección.

Gracias, porque calmas mi tristeza con tu amor, porque me haces sentir en paz y me das la certeza de que puedo salir adelante de mi dificultad. Envía ahora a tus ángeles para que custodien mi descanso y el de los míos. Pon centinelas en la puerta nuestra casa. Arrópanos con tu manto, cúbrenos con tu poder, haznos sentir tu ternura y tu protección.

Amén.

Déjanos tu comentario